01:32 h. Martes, 20 de agosto de 2019

Huevos ecológicos al abrigo del Duero y el Urbión

Alberto Rubio ha puesto en marcha en Duruelo la primera granja de huevos ecológicos de la provincia de Soria. Cuenta con 300 gallinas y prevé producir 25 docenas al día.

@PinaresRaquel  |  18 de abril de 2019 (10:47 h.)
Más acciones:

En Duruelo de la Sierra se encuentra el único centro 100% ecológico de todo el país. Se trata de Ecourbión, un lugar idílico que ha supuesto para su dueño pasar de la vida agitada de un director general de una multinacional de software a una vida tranquila entre naturaleza y pinares. Un cambio radical que asegura estar disfrutando cada día.

El durolense Alberto Rubio decidió un día hace ya ocho años dejar el mundo de las empresas, -que le llevó a vivir en grandes ciudades como México, Boston, Alemania o Madrid-, para apostar por el mundo rural y por su pueblo, algo que él mismo reconoce que fue “un verdadero acierto” que, sin duda, “volvería a repetir”. 

Es allí, en su centro de turismo EcoUrbión creado hace ya seis años, donde se ha puesto en marcha en estas últimas semanas la primera granja de huevos ecológicos de toda la provincia de Soria. Un gallinero de 86 metros cuadrados en medio de una parcela de 1.500 metros cuadrados rodeada de plena naturaleza, por donde 300 gallinas de la raza Lohmann Brown ya campan a sus anchas.

“Ahora se están adaptando al lugar y estos días están poniendo huevos más pequeños porque no son lo suficientemente adultas, pero será en cuestión de un mes cuando la producción comience a ser de entre 22 y 25 docenas diarias”, añade Rubio.

3 copia

Para este emprendedor, y para muchos amantes del huevo, “es el ecológico el que más se diferencia en sabor con un huevo convencional. Al principio tenía 4 o 5 gallinas y los turistas que llegan a Ecourbión quedaban encantados de poder desayunar un huevo ecológico con su sabor tan especial. Pensé que sería una buena idea hacer una granja que fuera 100% ecológica”, explica Rubio, que apunta que su idea ha podido plasmarla dos años después de comenzarla. “Los trámites son largos y eso debería de cambiar para quienes quieren emprender en el mundo rural”.

Con su equipo formado por su mujer Ruth, -que asegura que “un huevo de estos al día debería estar prescrito por la Seguridad Social”, lidera este proyecto con la ayuda también de otro durolense, Isrrael. El objetivo es abastecer a tiendas ecológicas, restaurantes de calidad y también a particulares. “Ya tenemos nuestro sello de calidad y ya podemos vender. Lo haremos  sobre todo en un ámbito de actuación de la comarca de Pinares y alguna tienda de Soria capital”, concluye el durolense.