07:47 h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

Canicosa de la Sierra comienza sus fiestas con la pingada del mayo

Hoy miércoles, día de vísperas en Canicosa, está protagonizado por la pingada del mayo en la campa de San Roque, el lugar donde cada año se lleva a cabo esta llamativa tradición. Será por la tarde, sobre las seis y media, cuando comiencen los preparativos.
pinaresnoticias.com  |  14 de agosto de 2019 (11:06 h.)
Más acciones:

Canicosa comienza hoy 14 de agosto sus fiestas en honor a la Virgen del Carrascal y San Roque, “días de encuentros y de emociones”, tal y como las define el propio alcalde Ramiro Ibáñez que destaca actos tan señalados como “la pingada del mayo, el pregón, los partidos de pelota o la romería en la ermita”, entre otros muchos que componen la programación de estas fiestas tan especiales para la población.

Hoy miércoles, día de vísperas en Canicosa, está protagonizado por la pingada del mayo en la campa de San Roque, el lugar donde cada año se lleva a cabo esta llamativa tradición. Será por la tarde, sobre las seis y media, cuando comiencen los preparativos: las herramientas necesarias, las aspas y las sogas para levantarlo hasta lo más alto con la ayuda de la fuerza de toda la juventud de este pueblo.

Símbolo de virilidad, los mayos escogidos, pelados, adornados en algunos de los casos y posteriormente pingados, son en cada localidad serrana punto de encuentro, motivo de fiesta y seña de identidad. Es en Canicosa donde, sin duda también la pingada del mayo es para todos los vecinos un acto de gran importancia que representa el inicio de los días grandes para la población y el comienzo de entrañables y emotivos momentos.

Con la pingada, se inaugurarán los festejos para acto seguido proceder al concurso de carrozas, saliendo desde San Roque y desfilando por todo el pueblo con charanga y peñas. “Es otro de los momentos importantes porque participa todo el pueblo y además se mezcla la emoción del comienzo de las fiestas”, confiesa Ibáñez, quien se encargará de dar el saludo desde el Ayuntamiento a las nueve de la noche como preludio a la presentación de la Reina Marisa Lázaro y Rey Iván Nestares, y las alcaldesas de Mozos Ana Francisco y Teresa Benito. El pregón correrá este año de la mano de la historiadora y arqueóloga por la Universidad de Barcelona, Karen Álvaro Rueda.

La mañana del jueves 15 contará con misa en la parroquia de San Esteban y después en la ermita del carrascal. Para el viernes, misa y procesión a las 13,15 horas en la ermita de San Roque. Las tardes del jueves y viernes estarán protagonizadas por los partidos de pelota mano (18 horas) en el frontón municipal. Las orquestas ‘Dominó’ e ‘Iceberg’ serán las que amenicen las tardes y noches de ambas jornadas respectivamente. Después de la verbena del viernes, se obsequiará a los asistentes con el bocadillo gigante.

Canicosa vivirá la romería el sábado 17 y el domingo estará dedicado a la exhibición de patinaje, trial, autos locos y concurso de disfraces. La jornada terminará con actuación danza a las 22.30 horas y baile por la noche. Será el día 24 cuando Canicosa celebre la caldereta en ‘El Morrito’.

Una romería muy especial.

Centenares de personas acuden cada año a su cita en la ermita para celebrar una de las jornadas más entrañables de las fiestas de Canicosa. Y es que el día de la romería de la Virgen del Carrascal es muy emotivo, una jornada de convivencia en la que los vecinos se juntan para disfrutar de las costumbres locales como por ejemplo el reparto de pan, vino y queso, tradición que es conocida como el ‘Solaz’, un rito con cientos de años de historia.

La mañana del sábado 17 comienza con la celebración de la misa en el interior de la ermita y, después, llega el momento de la procesión con la imagen de la Virgen del Carrascal en compañía de la música de la charanga. En este recorrido se dan tres vueltas a la ermita portando a hombros la Virgen como forma de honrar a la Virgen.

Tras los actos religiosos, en los alrededores de la ermita se juntan familias y amigos en una comida campestre que, una vez concluida, se procede a la lectura del Libro del Carrascal, otra de las costumbres que no se pierden y en la que, además de detallar por escrito todo lo acontecido en la jornada, se nombran nuevamente prior y mayordomos de la cofradía.