05:20 h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

Pinares Noticias

La ermita del Cañón urge de una actuación inmediata ante el mal estado de suelo, paredes y retablos

Declarada Bien de Interés Cultural en 2015, mantiene un retablo mayor apuntalado con unas maderas, paredes descorchadas, baldosas desgastadas, un púlpito en ruinas y un mobiliario anticuado.

pinaresnoticias.com  |  20 de Septiembre de 2018 (20:30 h.)
Más acciones:

Ermita del Cañón de Río Lobos.
Ermita del Cañón de Río Lobos.

FOTO3pag24okLa última romería en honor a San Bartolomé y la Virgen de la Salud del pasado 24 de agosto dejó ver el estado deplorable y el deterioro progresivo en el que se encuentra la ermita ubicada en pleno corazón del Cañón de Río Lobos, construcción románico-protogótica que data del siglo XII, y se mantiene en el enclave que fue Monasterio de la Orden Templaria de San Juan de Otero.
En el exterior, da la bienvenida una avejentada puerta de entrada, canecillos decorados, y un rosetón con ornamentación de figuras esotéricas. Alberga la cruz templaria y la estrella de Sión.Algunos de los visitantes se quedaban perplejos de la pésima conservación del inmueble, en el único día del año en el que permanece abierto a la visita durante prácticamente toda la jornada.

Foto4pag24
Paredes de piedra descorchadas, baldosas irregulares y en mal estado, el retablo mayor apuntalado con unos maderos, el púlpito de madera abierto y sin cohesión con una peligrosa escalera de acceso, rincones descuidados y, en general, una necesidad urgente de intervención.

Foto2pag24
La ermita se encuentra situada en un paraje singular, entre escarpados farallones, en medio de un circo kárstico conformado por el río Lobos, y las rocas, en las proximidades de la neolítica Cueva Grande. Pese a ser uno de los conjuntos más representativos y singulares de la arquitectura de Castilla y León, el templo presenta cristales rotos, y ventanucos por las que incluso pueden entrar las aves.

Foto3pag24
La Junta de Castilla y León declaraba en mayo de 2015 a la ermita de San Bartolomé como Bien de Interés Cultural, sin que durante los últimos años haya sido destino de intervención alguna.