04:23 h. Martes, 16 de Octubre de 2018

Pinares Noticias

La noche culminó una jornada en la que La Barrosa se paseó por las calles y entró en las casas

Muerte de La Barrosa entre nieve en Abejar

Los dos barroseros, Carlos Arroyo y Jorge Gómez, terminaron el rito brindando por la continuidad de esta tradición, que algunos consideran que debería tener su celebración coincidiendo con el fin de semana.

pinaresnoticias.com  |  14 de Febrero de 2018 (16:22 h.)
Más acciones:

Saludos de los dos barroseros tras el rito.
Saludos de los dos barroseros tras el rito.

20180213_22323520180213_223110Los jóvenes vinculados a Abejar revivieron hasta entrada la madrugada del miércoles 14 de febrero, la jornada de fiesta del Martes de Carnaval.Cerca de las once de la noche se dio 'muerte' a la Barrosa en el salón municipal, en un acto muy participado por el público y con gran emoción por parte de las familias y vecinos, y que terminó con la verbena musical amenizada por orquesta Tucán Brass.

20180213_22332120180213_223829

Los dos barroseros, el quinto Carlos Arroyo y el joven ya experimentado Jorge Gómez, bebieron el vino, símbolo de la sangre de La Barrosa, tras empaparse bien con el caldo, y dar las vueltas reglamentarias al salón municipal, primero a pie, y luego tumbados en los tapiales preparados para la ocasión, y portados por seis jóvenes. Ambos bailaron el pasodoble con sus respectivas madres ante la mirada atenta del público. Y antes de cenar, sometieron a los presentes en el salón, escoba en mano, a agacharse en el baile acostumbrado por esta fecha.

Un año mas, y durante estas últimas fechas, ya se han registrado movimientos  para someter a votación entre los vecinos un posible traslado de la fiesta de La Barrosa al fin de semana.


Los actos del programa arrancaron con el tradicional Domingo Gordo. La fiesta se celebró con el artilugio que hizo de Barrosa del año anterior, y contó con desfile por las calles y degustación de torreznos y chorizo, a partir de las siete de la tarde, tras el Sábado Terrible, en una celebración ya habitual para los jóvenes.

20180213_224143