01:16 h. Martes, 17 de septiembre de 2019

Una nueva vía ferrata y una nueva página web impulsan el turismo activo en torno a Huerta del Rey y Espeja de San Marcelino

La A.D.R.I. Ribera del Duero Burgalesa y SODEBUR apoyan al municipio de Huerta del Rey en la ampliación de su Vía Ferrata. 

Germán Martínez Rica  |  06 de septiembre de 2019 (12:52 h.)
Más acciones:

La A.D.R.I. Ribera del Duero Burgalesa y SODEBUR apoyan al municipio de Huerta del Rey en la ampliación de su Vía Ferrata. La nueva ferrata de Huerta del Rey, abierta en septiembre, incrementa la dificultad de iniciación del tramo ya existente (K2)), con un mayor nivel y nuevos juegos, alcanzando un nivel de K4.

La primera de las vías fue construida en 2015, y desde sus inicios cuenta con un afluente de gente constante, lo que ha llevado al ayuntamiento a acudir a la convocatoria de promoción de sendas y vías ferratas que lanzó a primeros de año la Asociación de Desarrollo Rural e Integral de la Ribera del Duero Burgalesa, con sede en Peñaranda de Duero, a través de su convenio anual con SODEBUR, para promover este tipo de instalaciones. La nueva vía incrementará su dificultad a k3 y k4, permitiendo una progresión en este tipo de deporte para cualquier intrépido que quiera comenzar en esta disciplina.

En Castilla y León hay un número reducido de instalaciones de este tipo, son conocidas para los amantes de la actividad las k4 de Posada de Valdeón (León), y de Espeja de San Marcelino (Soría), y la k3 de Cubillas de Arbas (León), y próximamente se ultimará una nueva en Duruelo de la Sierra (Soria), por lo que la ADRIRDB ha considerado propicio fomentar esta actividad en la zona, para ser un referente castellanoleonés en este tipo de instalaciones, y poder complementar su oferta cultural, vitivinícola y de sendas con un nuevo dosier de ferratas en los próximos años. Ya que según cuenta su gerente ”el desierto castellano en esta disciplina contrasta con las 59 de Aragón o las 113 de Cataluña, estando muy a tras de los números de comunidades mucho más pequeñas como Cantabría que ya cuenta con 8 y en aumento, por las posibilidades que presenta en el turismo de aventura”. Según nos cuenta su presidente Jesús Briones, “es el momento de apostar por un turismo en auge, como en su día apostamos por la señalización de sendas, permitiendo que la Ribera cuenta al día de hoy con medio centenar de senderos de pequeño recorrido que atrae a vecinos y turistas todo el año. Es el momento de mantener estas sendas pero también innovar y encontrar nuevos atractivos para la zona, antes de que otros se den cuenta del potencial de este tipo de actividades”.

La obra de esta nueva actividad se completará con un presupuesto de 19.173,66 €, pagadas al 50% por ambas entidades, lo que la asociación espera que atraiga el próximo año a otros pueblos de la zona y así poder incrementar la oferta ferratista de Burgos, y contar el próximo año con 3 vías ferratas en la Ribera, posicionándose con la primera provincia de Castilla y León en este nicho turístico.

Nueva web con recursos en la zona

La página riberadeldueroburgalesa.com abre una nueva sección “vías ferratas y escalada” que recoge un mapa con recursos para la práctica de estos deportes, su entreno, empresas de prestación de servicios de guía y alquiler de materiales, e información práctica sobre seguridad o práctica en espacios naturales. Respecto los deporte que se recogen, y una selección de los mejores lugares dónde practicarlos,; además de las vías ferratas destacan la escalada, el Boulder, o la espeleología. Los lugares pasan por Duruelo, Covaleda, Espeja de San Marcelino, Huerta de Rey, Doña Santos, Arauzo de Miel, e incluso Fuentespina, localidad que acaba de abrir sus instalaciones un nuevo rocódromo.

¿Qué son las vías ferratas?

Si eres de los que disfrutan con la naturaleza, los senderos y estás enganchado a las aventuras, y además no te asustan las alturas, entoncestienes que conocer los que es una vía ferrata, un deporte en auge entre el senderismo y la escalada, con todo lo bueno del primero, y sin las dificultades de los segundo. Una vía ferrata es un itinerario deportivo que transcurre por paredes o macizos rocosos y que está equipado para facilitar la progresión mediante peldaños, clavijas, rampas, pasamanos, grapas, cable y en general todo tipo de elementos que garantizan la seguridad de los aventureros a lo largo de la vertiginosa ruta.

¿Una vía ferrata es para cualquiera? Sí y no. Se trata de una actividad que está a medio camino entre el senderismo de montaña y la escalada. Está hecha para aquellos que un simple paseo por la montaña les sabe a poco, pero les da demasiado respeto la escalada o consideran que no están suficientemente preparados. Eso sí, se recomienda que aquellos que vayan a realizar una vía ferrata sean excursionistas un tanto rodados o experimentados en la montaña. Las rutas marcadas con clavijas, cadenas, grapas, etc. suelen llevarte por lugares de gran altura, así que si eres una persona que sufre de vértigo, será mejor que te busques otra actividad más cercana al suelo.

Antes de iniciarte en las vías ferratas, lo primero de todo es conocer la previsión meteorológica para ese día. Elegir una vía adecuada a tus posibilidades físicas y psicológicas o experiencia en la materia. Si se es un novato, las primeras veces es necesario ir acompañado de alguien curtido en vías ferratas, ya sea un colega o un guía contratado. No correr, admirar el paisaje y tomárselo con calma, ya que este deporte de montaña es para disfrutarlo y no una competición. Un buen consejo una vez subido a la roca es elevarse con las piernas utilizando los brazos para mantener el equilibrio. Utilizar cuerdas de seguridad en pasos difíciles y descansar en los fáciles, ayudándote siempre de mosquetones o anclajes. Mantenerse siempre sujeto a la vía por tres puntos (dos manos y una pierna o dos piernas y una mano). Si se quiere adelantar a otro escalador, pedirle permiso y esperar a llegar a un pasaje fácil y cómodo para hacerlo.

Historia de las vías ferratas

La primera vía ferrata se construyó en 1869 en la cresta sudoeste del Grossglockner, que con 3.798 metros es el pico más alto de Austria, pero desde finales del siglo XIX y la I Guerra Mundial muchas zonas montañosas cuentan con senderos de vías ferratas cada vez más y más atrevidos. Durante la Gran Guerra, cuando hubo un gran impulso para la creación de vías ferratas, utilizadas por los soldados para llegar a los puestos de avanzada en los picos de los Alpes, a lo largo de un frente de 380 km.

Sólo después de la II Guerra Mundial los caminos de la Gran Guerra se convirtieron en un lugar de peregrinación, pero después de tantos años, las vías ferratas eran ahora peligrosas y la mayoría fueron destruidas por el tiempo y el abandono. Walther Schaumann, ex oficial de Austria, fue el primero en catalogar las vías ferratas del frente de guerra, y propuso restaurar las sendas antiguas, el trabajo continuó hasta los años setenta. Para recordar son particularmente la Ferrata de las Trincheras (Marmolada), el camino de los Alpinos (Dolomitas de Sesto), la ferrata Ivano Dibona (Monte Cristallo) y la ferrata Lipella (Tofane).

La creación de ferratas tuvo una lenta recuperación después de la II Guerra Mundial, pero después de los años setenta se revitalizaron gracias al turismo de montañe..

Dificultades de las ferratas

El año 2007, el mismo Eugen Eduard Hüsler actualizo los niveles creando una nueva escala con seis niveles de dificultad del K1 (fácil) al K6 (extremadamente difícil). La letra K, al igual que en la distinción que llevan los mosquetones para vía ferrata, hace referencia a la palabra alemana "Klettersteig" (vía ferrata).

Para los niveles de dificultad, Hüsler utiliza la misma cruz en la que se puntúan del 1 al 4 los cuatro aspectos más importantes que definen un itinerario: fuerza requerida, resistencia, experiencia en montaña y aspectos psicológicos. El resultado en la cruz nos indicará en que nivel de dificultad debemos catalogar la dificultad de la vía ferrata.

K1 (fácil)

K2 (poco difícil)

K3 (algo difícil)

K4 (difícil)

K5 (muy difícil)

K6 (extremadamente difícil)

La Asociación:

La Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la Ribera del Duero Burgalesa (A.D.R.I.) con sede en Peñaranda de Duero, es una entidad sin ánimo de lucro de ámbito comarcal creada en el año 1996 con el objeto de servir de núcleo de convergencia y representación de todos los agentes locales: particulares, entidades públicas y privadas interesadas en el desarrollo integral de la comarca de la Ribera del Duero en la provincia de Burgos