05:44 h. Domingo, 25 de agosto de 2019

La Sierra baila de nuevo en el Demandafolk 2019

El viernes 2, Salón Blobé en la plaza de Tolbaños de Arriba. El sábado, La Tolba,, Nuevo Méster de Juglaria, Entavia, Gaizca Project,‘Los niños de los ojos negros’ actuarán en la noche central del festival y cerrará el D.J Txupatxanguez. Para el domingo, el grupo Obal amenizará el vermouth.
pinaresnoticias.com  |  02 de agosto de 2019 (18:54 h.)
Más acciones:

Asistentes a uno de los primeros festivales del Demandafolk.
Asistentes a uno de los primeros festivales del Demandafolk.

La décimotercera edición del Demandafolk, en la población deTolbaños de Arriba, arranca este viernes 2, y se extiende durante las jornadas del ,3 y 4 de agosto. El festival de música y naturaleza espera reunir a más de 6.000 personas en torno a la música tradicional con carácter lúdico, social, etnográfico, deportivo, gastronómico y medio ambiental que se ha convertido en una cita de referencia en España.

En esta edición, la Sierra podrá bailar con grupos como el Nuevo Méster de Juglaria, que hace una parada en la Demanda dentro de la gira con motivo de su 50 aniversario, Entavia, Salón Bombé, La Tolba, Gaizca Project o Los niños de los Ojos Rojos. Uno de los organizadores, Diego Serrano González, significa que el festival es más que una cita con la música, ya que se pretende revitalizar con la cultura la Sierra de la Demanda, es decir, que sea una herramienta más para luchar contra la despoblación, que asola esta comarca.

“A lo largo de estos 13 años hemos generado un impacto económico y hemos demostrado que se puede ofrecer cultura de calidad y ocio bien organizado en pueblos pequeños. Hemos puesto en el mapa a la Sierra de la Demanda”, asegura Diego Serrano, coordinador de la cita musical anual.

Revitalizar las tradiciones, ofrecer gastronomía de la zona y actividades para todos los públicos, colaborar con otras asociaciones o entidades de la zona para mostrar los proyectos que realizan para dinamizar la zona en pro de preservar el medio ambiente- como la que se lleva a cabo en Huerta de Arriba para la recuperación del buitre negro-, son algunos de los objetivos de Demandafolk, que trata, además, de “crear comunidad”.

Diego Serrano señala que uno de los aspectos más significativos del Demanda Folk es, sin duda, el medio ambiental, ya que el Festival se celebra en un entorno natural “privilegiado y espectacular” y es obligación, de la organización, cuidarlo y dejarlo en idénticas condiciones. En este sentido, recuerda a los participantes que deben venir ocupando el máximo número de plazas por vehículo, ya que si solo viajan tres personas deberán pagar cinco euros. La medida fue adoptada por la organización del festival, tras percatarse de que se acumulaban en Tolbaños de Arriba cerca de 2.000 coches que emitían mucho CO2 a la atmósfera.

“Tratamos de que la gente venga en coches con alta ocupación y si vienen menos de tres les cobramos una multa ecológica de tres euros por contaminadores. El lema es ‘El que contamina la paga’”, indica para señalar que el festival trata de que la gente se conciencie en el cuidado de la naturaleza. En la página de Facebook del Festival los participantes pueden contactar entre sí con el objetivo de viajar organizados en coches.

Además, de esta medida, se incide en que los residuos se deben depositar de forma separada en las papeleras correspondientes; deben utilizar los vasos reutilizables (por un euro) y ceniceros reciclados que se proporcionan y antes de cada concierto se recuerda con una canción la necesidad de mantener limpio el entorno, ya que los participantes son “los máximos responsables de que la Sierra de la Demanda quede limpia”.

“En su día hicimos un estudio del impacto medio ambiental que generaba la carrera de montaña. Con esta iniciativa intentamos poner las medidas adecuadas para causar el mínimo impacto a la flora y a la fauna por dónde discurre”, dijo, para señalar que, además, se está tratando que la iluminación del concierto sea toda con bombillas tipo ‘led’ y en primavera se realizan plantaciones para compensar las emisiones de C02 a la atmósfera.

A estas medidas, se suma la colaboración con el proyecto piloto para desarrollar un generador de hidrógeno en sustitución al de gasóleo que previsiblemente se pruebe a nivel Europeo en 2021. “Hemos recibido numerosos premios por nuestras actuaciones medio ambientales, pero lo más portante es que concienciamos a la gente y ponemos los medios”, dice Serrano.

Los conciertos arrancan el viernes a las 20.30 horas de la tarde con un concierto “íntimo” en la iglesia de Tolbaños de Arriba de la mano del grupo burgalés ‘Yesca’, que tocará en acústico. En la plaza y ya a las 22.30 horas el grupo Salón Bombé rememoraba las orquestinas que había hace décadas, utilizando diferentes instrumentos como la gaita, el clarinete, el tambor o el acordeón.

El sábado las actividades para los niños arrancarán a las 18.00 horas de la tarde con el grupo de títeres Birlóque, que animará la comida de la caldereta y otras actividades con gigantes y música. A las 19.00 horas en el escenario del festival actuará el grupo La Tolba, que entonará canciones antiguas, y seguidamente a las 19.45 horas le tocará el turno al Nuevo Méster de Juglaria. Al caer la noche será Entavia y Gaizca Project quienes tomen el relevo para hacer bailar a los “demandines”. A la 1.00 horas de la madrugada los extremeños ‘Los niños de los ojos negros’ actuarán en la noche central del festival y cerrará la noche el D.J Txupatxanguez. El domingo será el grupo ‘Obal’ quien amenice el vermú (13.30 horas).

En cuanto a las actividades para los más pequeños, la organización destaca que, previa inscripción, podrán disfrutar de talleres ambientales, de robótica, de juegos populares, de fabricación de adobe y de réplicas de fósiles. Además, también podrán disfrutar en la ‘placita’ de los oficios, un espacio que representa una pequeña ciudad construida con madera donde el artista Carlos Mediavilla ha creado pequeños espacios con distintos oficios con los objetivos de que los niños “disfruten de juegos grandes que puedan tocar y mover sin miedo a que se rompan, además de que puedan hacer lo que sus padres hacen cada día y que lo hagan sin roles de género”.

El pasacalles pelendón tendrá lugar el sábado a las 12.00 horas desde Tolbaños de Arriba hasta el recinto del Festival para rememorar la vestimenta de este pueblo ancestral que moraba en la Sierra de la Demanda. Además, las actividades se completan con otras como yoga en la naturaleza, el taller de estrellas, de lactancia a la demanda, las rutas de educación ambiental o de educación para perros. La VII carrera de montaña arrancará a las 10.00 horas de la mañana del sábado.

En materia gastronómica, los asistentes podrán disfrutar de catas, maridajes y degustar la carne de potro y de vacuno de la Demanda, regadas, como no puede ser de otra manera, con caldos de la Ribera del Duero. Además, también se celebrará un taller de quesos, y de elaboración de morcillas y se dispensará a un precio simbólico migas, sopas de ajos y melocotones.

Diego Serrano recuerda a los participantes que el Festival también tiene una parte social y este año se requiere la colaboración por parte del Banco de Alimentos que invita a participar en la operación litro de leche y kilo de azúcar. Además, por primera vez, el festival organizará el ‘Demandafolk Arte’ una actividad relacionada con el arte contemporáneo, que incluirá la instalación realizada con materiales naturales de una obra de arte en un lugar de Tolbaños de Arriba, que deberá ser encontrada por los participantes. También se proyectará un documental sobre el folk, qué es la música tradicional y cómo evoluciona.

El organizador recalca que son más de 150 los voluntarios que participan en la organización de este Festival que está ya consolidado y que cuenta con un presupuesto de 80.000 euros, 50.000 de los cuales se consiguen a través de los participantes y su aportación en los talleres, ecotasas, entre otros. Los 30.000 restantes son aportados por el Ayuntamiento, la Diputación de Burgos, el Ministerio de Cultura, Caja Burgos y la Fundación Gutierrez Manrique. Diego Serrano invitó a los participantes a consumir en la zona con el fin de hacer “comarca” y contribuir al mantenimiento de los servicios en esta zona aquejada por el problema de la despoblación.